Mestalla y su Factor

Algo que me llama mucho la atención y que ya tengo escuchado a otros entrenadores es el tema del entendimiento entre jugadores. 
Cuando dos jugadores que por su relación fuera del campo, o por lo que se ofrecen dentro de este, acaban formando parejas que se potencian muchísimo. 
Está claro que esto se suele dar mucho entre delanteros, medios o centrales, por el hecho de jugar muy cerca. Pero es que Messi lo ha conseguido con los laterales, antes Alves y ahora Jordi Alba, lo cual es de un merito tremendo. 
Os salen más parejas con este tipo de sinergias? Y me refiero a parejas raras, no a las típicas de los dos delanteros, un delantero con un media punta, parejas de centrales, etc. Algo así como un Alba-Messi. Alejados en el campo, pero cercanos en conexión.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
En su primer partido en el banquillo del Deportivo Alavés el “Pitu” Abelardo sorprendió al alinear a cuatro atacantes. Pedraza por la izquierda e Ibai por derecha escoltaron a Burgui y Munir como dupla atacante. Y, lo cierto, es que el Alavés produjo sobremanera. A partir de una presión notable en campo rival y de recuperaciones muy tempranas ante la salida de la UD, los babazorros consiguieron articular numerosas transiciones defensivas que encontraban cuatro armas realmente peligrosas en las conducciones de Pedraza, los movimientos de Burgui, los toques de Ibai y las rupturas de Munir.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Me llamó muchísimo la atención el dato de que Munir participase en el juego más de 50 veces en un partido donde su equipo tuvo un 30% de posesión. Siendo atacante, la cifra me parece tremenda. Aunque la UD es la UD y pierde la pelota muy abajo, como dijo Arroyo en Las Gaunas.
De hecho, Marcelino siempre dice que el 4-4-2 le encanta por el equilibrio defensivo y porque ayuda a fomentar el crecimiento de las parejas. El lateral+extremo, los dos centrocampistas, los dos puntas… Así a bote pronto el Isco-Marcelo es muy destacado. Lo de Alba-Messi qué decir. Y también el Griezmann-Gameiro a pesar de que no estén logrando funcionar cómo se podía esperar de ellos.
Juegue como juegue el Fútbol Club Barcelona de Ernesto Valverde, la conexión entre Leo Messi y Jordi Alba mantiene su estabilidad a lo largo de los partidos. Ésta, además, es bidireccional. Cada pase de Leo a la incorporación de Jordi no deja de ser la antesala de la devolución de Alba al agresivo movimiento de Messi cargando el área. Y así una y otra vez. Anoche, ante el Villarreal, el Barcelona de los cuatro centrocampistas volvió a pecar de falta de desborde, velocidad, fluidez y agresividad, pero aun así el argentino volvía a encontrar al lateral catalán desmarcado o en proceso de para así conseguir cambiar el ritmo. Ésta es, sin lugar a dudas, una de las relaciones que definen al Barça 2017/2018. Por efecto y por defecto
También me sale el perfecto dúo Roberto Carlos & Zidane en la banda izquierda del Bernabéu.
Y a la mente me viene el saque en largo de Santi Cañizares a Carew y este se las peinaba de maravilla al Romario de Aldaya, Juan Sánchez. En Leeds se acuerdan de esto aún.