Fabinho

– No os parece que al Liverpool, a parte de las consabidas necesidades en la portería y atrás, le vendría genial un 9 que permita un Plan B diferente? En la final se vio que sin Salah, este plan B prácticamente no existía, y Solanke no sé si está para eso.
De perfil, yo vería un tipo capaz de estirar y dañar al espacio, pero que también sume juego de espaldas y remate.
Un Lewandowski 2012 o un Morata (no hablo de nivel, sino de perfil).
Gran fichaje. Yo sí creo que, en contexto Premier y en las manos de Klopp, Fabinho puede ser un 5 idóneo para el club, aunque entiendo la idea de utilizarlo como interior.
“No os parece que al Liverpool, a parte de las consabidas necesidades en la portería y atrás, le vendría genial un 9 que permita un Plan B diferente? ”
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
Sin duda. Aunque el problema real, en realidad, creo que está en lo falsamente competitivo del plan A. Toda la gloria a Klopp por su temporada europea, aunque tuvieran suerte en sorteos y tal, pero sobre todo por haber disfrazado una plantilla algo vulgar -al menos para la exigencia que supone llegar a donde han llegado- en un ciclón que, a ratos, era capaz de hacer muchísimo daño a cualquiera. Dicho esto, volviendo al tema que planteas: sí, tener un plan B es crucial, y no lo ligaría solamente a la figura del 9 sino también a un centrocampista diferente, de primer nivel. Los reds tienen que dar un salto, aunque es complicado por contexto. En cualquier caso, los matices te hacen creíble tanto en la eliminatoria importante como, por supuesto, en la regularidad liguera. Pero vamos, que lo primero que necesita el Pool es construir un plan A realmente al nivel de lo que su entrenador puede hacer con él, creo yo. El proyecto necesita alcanzar la gloria en cierta medida, y más pronto que tarde, o corre el riesgo de apagarse.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
“Yo es que no puedo creerme nada del todo si el Pool no incorpora otro portero.”
Dos, de hecho. Necesita dos, uno lo más cercano posible al primer nivel y, además, otro probablemente peor pero, aun así, capaz de competir la posición y, sobre todo, de rendir en ella si hay baja. Al final, se olvida con cierta facilidad que el suplente de Karius es uno de los pocos capaces de crear la duda sobre cuál debe jugar. Una duda cruel, el reverso de la meritocracia: ¿cuál es menos competitivo? Resulta, sencillamente, inexplicable la gestión de esa posición y, como tú, no lo digo por lo de la final (que estaría justificado), sino que lo del sábado se trató de la hecatombe más previsible de los últimos años. Como ver un accidente a cámara lenta, durante semanas. Sólo espero que no se empeñen en Oblak, sobre todo sabiendo que el poderío económico de la Premier convierte a cualquiera de su clase media/alta en candidato a robarte el jugador que sea.